viernes, 2 de noviembre de 2012

El cambio de llantos a risas solo tiene un nombre, y se llama tiempo, el responsable de poner a cada uno en su sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario